13 de octubre de 2016

Atrapasueños de ganchillo

El atrapasueños es un amuleto con origen en la tradición chamánica del pueblo Ojibwa. El nombre del atrapasueños es una traducción literal de dreamcatcher que es como se conoce en inglés, aunque en la lengua de los ojibwa se conoce por asabikeshiinh que significa araña.

Y es que cuenta una leyenda que había una mujer araña que cuidaba de la gente de la tierra. Por la noche, sobre las cunas y las camas de los niños, tejía una tela de araña mágica que atrapaba todos los males entre sus hilos.Cuando su pueblo se dispersó le resultaba muy difícil cuidar de ellos y las madres y las abuelas empezaron a tejer esas redes con propiedades mágicas para cuidar de sus niños. La red filtra los sueños y los desliza por las plumas hasta que llegan a nosotros. Los malos sueños quedan atrapados y se desvanecen al amanecer. 

Me parece una historia preciosa y cuando pensé en qué labor realizar para la #subastarosa de este año no se me ocurrió nada mejor. 

Tradicionalmente, un atrapasueños, se construía con un anillo de sauce, una red tejida en forma de tela de araña y plumas que colgaban del aro. Como veréis el que yo he hecho poco tiene que ver con la tradición pero creo que también ha quedado muy bonito.


Hacerlo es muy fácil. Supongo que hay miles de formas para montarlo, cada uno tendrá su manera de hacerlo, yo lo he hecho así:

El primer paso es decidir como hacer el dibujo central. Yo he buscado entre muchos de los patrones que hay colgados por la red descartando unos y guardando otros. Para elegirlo he buscado que tuviera como mínimo unas diez vueltas para que no saliera muy pequeñito y como máximo unas dieciocho o veinte porque no quería que fuera excesivamente grande. También he buscado que tuviera muchos picos para que se pudiera coger al aro por muchos puntos y quedara el dibujo bien formado. Al final me he decidido por uno que encontré a través de Pinterest en Rabarbarum.


Lo que sí tenía muy claro desde el principio es que el hilo tenía que ser finito, este es hilo de algodón 100% "egipcio" de Hilaturas Presencia. Como es para la #subastarosa, el color no podía ser otro que rosa, eso sí, en un tono muy clarito.


Una vez hecho hay que estirarlo y darle un poco de apresto. He de reconocer que soy un poco perfeccionista así que para que saliera un circulo lo más perfecto posible me hice una plantilla de círculos concéntricos para ayudarme. Rescaté un trozo de corcho de algún embalaje, encima puse la plantilla de círculos y lo cubrí todo con una lámina de film transparente para que no se manchara el atrapasueños.

Se puede endurecer de muchas maneras, con azúcar, con cola muy diluida, con laca, con almidón... Yo he usado agua de arroz. Lo he visto hacer así toda la vida y me gusta como queda. En un cazo con agua se pone un puñado de arroz y se pone a cocer para que el arroz suelte todo el almidón. Cuanto más cocido esté mejor. Se cuela el agua, se deja enfriar y sumergimos la pieza que queramos endurecer. La escurrimos con cuidado, la estiramos bien y la sujetamos con alfileres para que coja la forma. Y se deja secar sin prisa.




Para la circunferencia del atrapasueños he utilizado un bastidor de bordar. Esta es la parte que más me ha costado porque se avanza muy despacio. Si os fijáis en la forma de la lazada de la foto veréis que se va atando como si fuera punto festón pero con el ovillo como superaguja. Por delante queda todo uniforme y por detrás va formando un cordón que nos viene muy bien para atar el círculo y además, se queda muy sujeto el hilo.


Sólo queda montar el atrapasueños. Con unos alfileres sujeto el bastidor centrándolo con el dibujo. Paso unas hebras por algunos picos de la labor y los ato al bastidor. Cuando ya está bien sujeto y centrado, puedo quitar todos los alfileres.


Voy sujetando uno a uno todos los picos y aprovecho el cordón que se me quedó al forrar el bastidor para ir cosiendo.


Por último, preparo los colgantes del atrapasueños y los sujetos al bastidor.


Listo, mi donación para la Subasta Rosa terminada. El tamaño final del atrapasueños es de 23,5 cm de ancho y 43 cm de alto, un tamaño perfecto para decorar cualquier rincón de casa.

Y diréis ¿que es eso de la subasta rosa? Pues es una subasta para recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cancer, AECC. La organiza todos los años Artesanas Solidarias y se hace con un montón de piezas donadas por artesanas y aficcionadas, entre las que me cuento. Os invito a que os paséis por la página de Artesanas Solidarias porque hay verdaderas maravillas que os pueden servir para los próximos regalos navideños... por ejemplo. :-)

Espero que os guste y, sobretodo, que recaude un montón de dinero en la Subasta.  Hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...